TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN LA ADOLESCENCIA Anorexia

La anorexia es una enfermedad mental que consiste en una pérdida voluntaria de peso por un deseo patológico de adelgazar y un intenso temor a la obesidad.
La pérdida de peso es conseguida por la persona enferma mediante uno o más de los siguientes procedimientos:

  • Reducción de la alimentación, especialmente de los alimentos que contienen más calorías.
  • Ejercicio físico excesivo.
  • Utilización de medicamentos reductores del apetito, laxantes o diuréticos.
  • Vómitos provocados.
De esta manera, se produce una desnutrición progresiva y trastornos físicos y mentales que pueden ser muy graves e incluso conducir a la muerte.
Preferentemente la padecen chicas jóvenes de edades comprendidas entre 14 y 18 años, colectivo que agrupa el 90% de los casos; en el 10% restante se encuentran chicos adolescentes, niños menores de 12 años, niñas y mujeres maduras.
Los datos hablan por si solos: en los últimos diez años el incremento del número de afectados por anorexia ha sido galopante. En la actualidad, en los países desarrollados, la anorexia nerviosa afecta aproximadamente a una de cada 200 jóvenes de entre 12 y 14 años.
La anorexia nerviosa es más frecuente en la mujer que en el varón en una proporción de 10 a 1.

La mortalidad por anorexia nerviosa es de un 10% entre las pacientes que la padecen.
Causas

La enfermedad no tiene una causa única, sino que existen elementos biológicos, psicológicos y sociales que predisponen a padecerla o la desencadenan directamente.
Los factores que configurarían un grupo de riesgo serían uno o varios de los siguientes:
  • Ser mujer joven.
  • Tener antecedentes familiares de anorexia, bulimia, trastornos depresivos, obsesivos o alcoholismo.
  • Sufrir previamente un problema de obesidad o simplemente algo de sobrepeso.
  • Poseer determinados rasgos de carácter: ser perfeccionista, excesivamente responsable para la edad o situación, sufrir de inseguridad, timidez o introversión, o tener una baja autoestima.
Los factores desencadenantes de la enfermedad suelen ser uno o varios de los siguientes:
  • Haber ganado peso recientemente y estar a régimen.
  • Padecer alguna enfermedad que dificulte o impida comer durante unos días (amigdalitis, gastroenteritis, etc.).
  • Haber incrementado el ejercicio físico.
  • Recibir críticas sobre el tipo o el peso, en cualquier ambiente.
  • Tener que enfrentarse a situaciones nuevas o difíciles, perder a seres queridos, encontrarse en situaciones de aislamiento o soledad.
Los factores sociales que predisponen a la enfermedad, e incluso la desencadenan, son muchos y muy complejos. La presión social y mediática que existe en torno a la línea y el adelgazamiento tiene un papel decisivo en la aparición y desarrollo de la enfermedad; la moda y la publicidad incitan más frecuentemente a adelgazar que a mantener una buena salud.
Los factores que predisponen y los sociales interactúan entre si determinando una serie de cambios en la personalidad y conducta que, en la pubertad y bajo el influjo de los factores precipitantes, conducen al deseo de adelgazar mediante la realización de dietas y/o ejercicio físico exagerado, lo que en efecto produce una pérdida de peso progresiva. La desnutrición resultante provoca trastornos mentales que refuerzan el deseo de seguir adelgazando, instaurándose de esta manera un terrible círculo vicioso psíquico del que es muy difícil escapar.
Sintomas
Es preciso abrir los ojos ante ciertos comportamientos como:
  • Hacer deporte en exceso y tener preferencia por los alimentos light.
  • Tener un estado de ánimo triste con grandes cambios de humor y aislarse continuamente.
  • En relación con los alimentos: hacer trozos pequeños, esparcirlos por el plato, revolver la comida, secarla con servilletas para evitar todo tipo de grasa.
  • Padecer estreñimiento debido a su escasa dieta y tener dificultades para dormir bien.
  • Acumular golosinas y comer con la sensación de no poder parar, en el caso de la bulimia.
  • Negativa a mantener el peso corporal por encima de un peso normal mínimo para la edad y altura; por ejemplo, pérdida de peso dirigida a mantener el peso en 15 por ciento por debajo del esperado.
  • Intenso temor a aumentar de peso o engordar, aun cuando tenga peso insuficiente.
  • Percepción distorsionada del peso, tamaño o figura de su cuerpo.
  • En las mujeres, la ausencia de por lo menos tres ciclos menstruales consecutivos.

En general, se puede estar absolutamente seguro de que una persona tiene anorexia si se observan las siguientes tres señales de alarma constantes y esenciales:


Bulimia

La bulimia es una enfermedad de tipo nervioso que produce alteraciones en el comportamiento y en los hábitos de alimentación, con la alternancia de periodos de compulsión para comer (atracones) con otros de conductas compensatorias inadecuadas (dietas abusivas, provocación de vómitos, ingesta de diversos medicamentos -(laxantes y diuréticos-, etc.). Se trata de una enfermedad grave y potencialmente mortal.
El paciente siente una necesidad imperiosa por ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido calórico. Una vez que termina de comer, al paciente le invaden fuertes sentimientos de autorrepulsa y culpa. Ello le induce a mitigar los efectos, autoinduciéndose el vómito o el uso de laxantes, diuréticos, ayuno o ejercicio excesivo. Todo esto ocurre al menos dos veces a la semana durante tres meses.
Causas
pesar de que no están claras se cree que intervienen tres tipos de factores:
  • Factores que predisponen
individuales
sobrepeso, perfeccionismo, problemas para ser autónomo, baja autoestima,...



genéticos
los precedentes familiares aumentan el riesgo de padecer el y trastorno


socioculturales
ideales de delgadez, prejuicios contra loa obesidad, ciertas profesiones y deportes, malos hábitos alimentarios, preocupación excesiva de los padres por la figura, mala resolución de conflictos,...
  • Factores que precipitan
Cambios físico y síquicos de la pubertad, dietas, mala valoración del cuerpo, insatisfacción personal, trastornos emocionales,...
  • Factores que la mantienen
Ciclo atracción-purgas, reaparición de la ansiedad, abuso de sustancias, autolesiones,...

Sintomas


1. Episodios recurrentes de atracones de comida.
2. Una sensación de pérdida del autodominio durante los atracones de comida.
3. El uso regular de vómito autoinducido, laxantes o diuréticos, dieta estricta o ayuno, o ejercicio muy energético para evitar el aumento de peso.
4. Un mínimo de dos episodios de atracón de comida a la semana durante al menos tres meses.
5. Preocupación exagerada por la figura y el peso corporal. Las bulímicas están continuamente obsesionadas por su aspecto y trabajan duro para ser lo más atractivas posibles.
6. Antecedentes de dietas frecuentes. Frecuentes intentos previosde controlar su peso.
7. Síntomas de depresión. Incluyen pensamientos melancólicos o pesimistas, ideas recurrentes de suicidio, escasa capacidad de concentración o irritabilidad creciente.
8. Excesivo temor a engordar.
9. Comer en secreto o lo más inadvertidas posible.
10. Mantenimiento de al menos un estándar normal mínimo de peso. A diferencia de las anoréxicas, las bulímicas no tienen una figura demacrada que las traicione. Por supuesto, muchas mujeres con anorexia también desarrollaran bulimia.



Sintesis

Los desordenes alimentarios, el miedo a la obesidad y las conductas extravagantes en relación con la comida son algunos de los principales síntomas.
Los bulímicos son capaces de ingerir grandes cantidades de comida en poco tiempo y, luego, se generan conductas purgativas como autoprovocarse vómitos o consumir laxantes y diuréticos en forma indiscriminada. La rutina la rematan con desayunos compensatorios que, finalmente, los llevan a repetir el ciclo.
Los anorexicos tiene una marcada tendencia a la inanición, acompañada por un temor e irracional hacia los alimentos. Se niegan a comer, tienen terror a aumentar de peso, se vuelven incapaces de reconocer los riesgos que eso provoca y oscilan permanentemente entre la hiperactividad y la depresión
La adicción a las drogas es una característica bastante frecuente entre estas pacientes así como su tendencia a la depresión y a la ansiedad. Además, suelen fracasar en sus relaciones sentimentales.


¿Què hacer?
Anorexia y bulimia son dos enfermedades mentales con serias repercusiones físicas y es muy difícil que la familia sola pueda afrontar el problema.

Lo primero que hay que hacer es acudir al médico de atención primaria o al pediatra, quien nos derivará al especialista para hacer el diagnóstico correcto y prescribir el tratamiento adecuado.
También es muy aconsejable acudir a alguna asociación de afectados y familiares para recibir más información, asesoramiento familiar y apoyo.
Como medidas preventivas habría que tener en cuenta las siguientes:
  • Evitar la comida rápida, bollería industrial y golosinas, alimentos que deben ser excepción y no costumbre
  • Valorar a los hijos sin tener en cuenta su peso. Si hay que modificar hábitos alimenticios, se hará sin observaciones negativas.
  • Reforzar la autoestima de sus hijos.

~